TRATAMIENTO TUMOR CEREBRAL

¿En qué consiste la operación?

La operación consiste en la apertura del cráneo (craneotomía) para acceder al lugar donde está situado el tumor y extirparlo.

La cicatriz en la piel del cuero cabelludo dependerá de la localización y del tamaño de la lesión. Intraoperatorioamente, se analiza una prueba del tumor para conocer provisionalmente su naturaleza benigna o maligna. Sin embargo, el informe definitivo respecto al tumor se recibe a la semana, aproximadamente.

La dificultad y duración de la intervención depende del tipo y localización del tumor, tratándose en todo caso de intervenciones de larga duración, un mínimo de 3-4 horas.

En algunos casos, la cirugía se considera curativa, poniendo fin al tratamiento, como es el caso de muchos tumores benignos. Cuando se trata de tumores malignos, la operación no es curativa, sino que el objetivo de la misma es llegar al diagnóstico de certeza del tumor, reducir su tamaño para aliviar los síntomas de compresión cerebral y preparar para otros tratamientos posteriores, que suelen ser más efectivos si se ha podido reducir este tamaño. Estas otras opciones terapéuticas son la Radioterapia y la Quimioterapia, muchas veces imprescindibles en el tratamiento del paciente con un tumor cerebral que ya ha sido operado.

¿Cómo es postoperatorio habitual y qué ocurre en el alta hospitalaria?

Dependerá mucho de la situación del paciente antes de la operación. Tras salir del quirófano, en la mayoría de los casos, el paciente pasará a la unidad de Cuidados Intensivos, donde permanecerá hasta el día siguiente de la operación (menos si la recuperación es muy favorable. Esto tiene como objetivo que la recuperación de la anestesia sea lenta y lo más idónea para el cerebro recién operado. Además, permite una mejor vigilancia del paciente en las primeras horas, pudiendo detectarse complicaciones tempranas que requiera una nueva intervención.

Una vez de vuelta a la sala de hospitalización, el paciente recibirá el tratamiento preciso para una pronta recuperación. Hacia el 7-8 día de postoperatorio, se retiran los puntos. El resultados definitivo del estudio de Anatomía Patológica decidirá qué estrategia terapéutica seguir.

El paciente será dado de alta a los 7-10 días de la cirugía, pendiente o no de otros tratamientos complementarios como la quimioterapia y/o radioterapia.

¿Cuáles son los riesgos, complicaciones y secuelas posibles?

Existen una serie de complicaciones relacionadas con la necesidad de anestesia general. El hematoma en el lugar del tumor extirpado, aunque infrecuente, requieren una reintervención urgente en la mayoría de los casos. Pueden empeorar los síntomas preoperatorios en las primeras 24 horas después de la operación, casi siempre de manera reversible. Sin embargo, en ciertos tumores localizados en zonas muy relevantes del cerebro, pueden aparecer nuevos defectos neurológicos

. Las infecciones pueden ocurrir en el paciente operado de tumor cerebral y pueden ser leves (de la herida de la piel) o severas y profundas (meningitis).

La aparición de crisis epilépticas no es infrecuente. Aunque pueden parecer muy aparatosas, en general no son signo de mal pronóstico. La Sociedad Española de Neurocirugía editó la mayor parte de las complicaciones posibles aunque afortunadamente no necesariamente probables.

Complicaciones generales en Neurocirugía:

- Epilepsia posquirúrgica 4-19%, sobre todo en tumores hemisféricos cerebrales.
- Abscesos cerebrales, Epinemia, Hidrocefalia, Trauma craneal.
- Edema posquirúrgico. Hipertensión intracraneal.
- Hemorragia post quirúrgica: H. epidural 0,9-7%: H. intracraneal 3.9%.
- Embolismo aéreo 3%, sobre todo en posición sentada o semisentada.
- Infecciones 3%: superficial (herida cutánea); profunda.
- Complicaciones gastrointestinales: úlcera de stress medicamentosa.
- Trombosis venosa. Embolismo aéreo (frecuente en trauma espinal y tumor cerebral).
- Trombosis venosa profunda 4,3% y tromboembolismo pulmonar 0,5%.
- Fracaso respiratorio agudo.
- Infección hospitalaria. Neumonía, más frecuentes en enfermos sondados, inmunodeprimidos y en proximidad con otros enfermos con sonda vesical.
- Complicaciones hidroeléctricas y metabólicas: diabetes insípida (lesiones del tracto supraóptico-hipofisiario), secreción inadecuada de ADH, hiperglicemia (frecuente con utilización de corticoides), hiponatremia e hiperuricemia.

Complicaciones de la cirugía en los tumores cerebrales

a. Complicaciones de la cirugía de los tumores cerebrales hemisféricos.
1) Mortalidad operatoria (0,5-3%).
2) Crisis epilépticas posquirúrgicas (2%)
3) Déficit neurológico: en función de localización hemiparepsia (0,5-2,1%); alteración del campo visual (0,2-1,4%); trastorno del lenguaje (0,4-1%); déficit sensitivo (0,3-1%)
4) Hemorragia intracerebral posquirúrgica (0,1-1%): subdural, epidural; intraparenquimatosa
5) Infección (0,1-6,8%): superficie cutánea; ostemielitis; meningitis, absceso cerebral.

b. Complicaciones del tratamiento quirúrgico de los tumores de fosa posterior
1) Trastorno hemodinámico por manipulación tumoral.
2) Embolia gaseosa (enfermos en posición sentada).
3) Hemorragia posquirúrgica: hematoma lecho tumoral, hematoma intracerebral.
4) Infarto-edema
5) Hidrocefalia posquirúrgica.
6) Fístula de líquido cefalorraquídeo.
7) Meningitis aséptica-séptica
8) Neumoencefalo.
9) Metástasis a lo largo del neuroeje: meduloblastomas; ependinomas; oligodendrogliomas (complicación casual).

c. Complicaciones de la cirugía de los tumores de la glándula pineal
1) Mortalidad (5-15%)
2) Afectación de la mortalidad ocular (10-20%)
3) Letargia, mutismo aquinético (17%)
4) Ataxia (1-3,5%)
5) Crisis epilépticas (4%)
6) Déficit neurológico focal (2-3%): motor, sensitivo, visual.
7) Hemorragia posquirúrgica (8,1%)
8) Infección (6%): superficial, profunda, meningitis.
9) Hidrocefalia posquirúrgica.

d. Complicaciones de la cirugía del neuroma del acústico
1) Mortalidad (2-6,8%, en función del tamaño)
2) Preservación facial (100-50% en función del tamaño)
3) Preservación audición (25-35%, sólo en tumores de diámetro inferior a 2.5cm)
4) Fístula de líquido cefalorraquídeo (2,7-12%)
5) Meningitis (1,6%)
6) Hidrocefalia posquirúrgica (1,2%, no se incluyen enfermos con dilatación ventricular previa)
7) Ataxia (5-10%)
8) Afectación de otros pares craneales: IV par. (visión doble 2.3%). V par: (disminución sensibilidad facial 0,3%); VI par: (estrabismo, visión doble, complicación casual); IX-X-XI pare: (parálisis cuerda bucal, dificultad deglución 0-2,4%) 9) Hematomas (1,8-2,9%): epidural, subdural intracerebeloso.

e. Complicaciones de la cirugía del craneofaringioma
1) Mortalidad (1-15%)
2) Complicaciones vasculares: lesión arterial (polígono de Willis): trombosis-infarto; dilatación fusiforme carótida (complicación casual)
3) Afectación de nervios ópticos y quiasma (5-33%): déficit visual.
4) Lesión del tallo hipofisiario: diabetes insípida, hipopituitarismo
5) Lesión hipotalámica (lesiones bilaterales): afectación neuroendocrina: diabetes, insípida, alteración del crecimiento, obesidad, agresividad, hipertermia, somnolencia.
6) Síndrome psicorgánico
7) Hemorragia. Subaracnoidea, epidural, subdural, intracerebral.
8) Infección: meningitis, absceso cerebral.
9) Meningitis aséptica
10) Anosmia (pérdida olfación).