Estenosis Cervical - Neurocirugia Equipo de la Torre

Estenosis Cervical

La Estenosis Cervical es una degeneración o artrosis de las vértebras por pequeños traumatismos repetidos, enfermedades reumáticas, o como consecuencia del envejecimiento del paciente.

La degeneración de las vértebras puede mostrarse por rugosidades, picos u osteofitos, similares a los que que se producen en la hernia discal.

La estenosis cervical se produce cuando el canal espinal del cuello se estrecha, esto puede apretar y comprimir las raíces nerviosas de donde sale la médula espinal, lo que produce dolor, rigidez, entumecimiento o debilidad en el cuello y en las extremidades.

Los osteofitos que se forman en la estenosis de los conductos vertebrales son más duros que las hernias discales, sin embargo, muchas veces se asocian en el mismo enfermo.

Síntomas de la Estenosis

En ocasiones las personas mayores de 50 años, pese a tener un cierto nivel de estrechamiento del canal espinal, no presentan síntomas, esto se debe a que este tipo de patología no muestra síntomas y, cuando lo hace, los muestra de manera gradual, empeorando a lo largo del tiempo. Los síntomas pueden variar dependiendo de la ubicación de la estenosis y de los nervios implicados.

Cuando se presenta la estenosis cervical algunos de los posibles síntomas son entumecimiento en las extremidades u hormigueo, debilidad en manos, brazos, piernas o pies, problemas de equilibrio y al andar, así como dolor en el cuello.

Diagnóstico

A la hora de diagnosticar estenosis del conducto cervical, el profesional médico deberá analizar los principales síntomas del paciente y realizar una exploración física. Las pruebas de diagnóstico por imagen ayudan a identificar la causa de los síntomas. Las radiografías y las resonancias magnéticas nos ayudan a detectar posibles daños en los discos y ligamentos, así como también pueden mostrar los lugares en los que existe presión sobre los nervios de la médula espinal.

Tratamiento

Entre las operaciones que se realizan para solucionar este tipo de patologías, encontramos la laminectomía cervical,  una cirugía que crea espacio mediante la extracción y remoción de la lámina, de la parte posterior de la vértebra que cubre el conducto vertebral, para que la médula espinal se libere. Es también denominada como cirugía de descompresión, ya que alivia la presión sobre la médula espinal y los nervios.