Hemorragia Intercerebral Subraquidea - Neurocirugia Equipo de la Torre

Hemorragia Intercerebral Subraquidea

 

Este tipo de hemorragias se producen cuando alguno de los vasos sanguíneos del interior del cráneo se rompe. Encontramos dos tipos diferenciados:

Hemorragia cerebral: se produce cuando rompe un vaso sanguíneo que se encuentra en el interior del encéfalo. Este tipo de hematomas supone entre un 4 y un 14% de las causas de accidentes vasculares. La rotura del vaso sanguíneo produce una acumulación de sangre que genera presión contra el cerebro. Suelen producirse tras sufrir una caída o un golpe brusco, como un accidente de coche. Las hemorragias cerebrales requieren de tratamiento inmediato, ya que ponen en riesgo la vida del paciente.

La hipertensión arterial también es una de las causas principales de los hematomas cerebrales. Cuando la hipertensión arterial es elevada, las arterias cerebrales sufren dilataciones, lo que lleva a que en un determinado momento se rompan y produzcan la hemorragia.

 

 

Síntomas 

Cuando la presión en el cerebro aumenta, algunos de los síntomas principales son dolores de cabeza, vómitos, somnolencia, pérdida del conocimiento, mareos y confusión. También puede darse otros síntomas como letargo o convulsiones.

Hemorragia subaracnoidea 

Se produce cuando la hemorragia tiene lugar entre el cerebro y la membrana que lo rodea, (denominado espacio subaracnoideo)

Esta ruptura produce un dolor de cabeza intenso y repentino. Gran parte de las hemorragias subaracnoideas espontáneas se producen debido a aneurismas congénitos.

Tiene lugar cuando se rompe un aneurisma o dilatación en una arteria.

Síntomas

Los principales signos de alarma antes de la ruptura del aneurisma suelen ser dolor de cabeza intenso, dolor facial, así como problemas relacionados con la visión, como visión doble o pérdida de la visión periférica. Una vez que se produce la ruptura, se genera un dolor de cabeza muy intenso que aumenta rápidamente.