Hidrocefalia - Neurocirugia Equipo de la Torre

Hidrocefalia

Denominamos hidrocefalia a la acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo que ejerce una presión dañina para el cerebro.

El líquido cefalorraquídeo rodea al cerebro, la médula espinal y ayuda a amortiguar al cerebro, pero un exceso de líquido ejerce una presión dañina para el cerebro. Esta presión provoca que los huesos del cráneo se expanden y aumentan su tamaño.

Normalmente esta patología se da en bebés recién nacidos, y puede producirse por factores genéticos o ambientales así como problemas durante el desarrollo del feto en el embarazo.  También puede darse en pacientes de mayor edad, lo que se denomina hidrocefalia adquirida. Las causas de esta hidrocefalia pueden ser traumatismos, derrames cerebrales, infecciones o tumores.

La hidrocefalia puede causar daños permanentes en el cerebro, así como provocar problemas en el desarrollo físico y mental.

 

 

Síntomas 

Entre los principales síntomas de hidrocefalia encontramos dolores de cabeza, vómitos, náuseas, visión borrosa, problemas con el equilibrio, problemas de raciocinio y memoria.

Diagnóstico

El diagnóstico por imágenes es clave para mostrar el agrandamiento de los ventrículos que se produce debido al exceso de líquido cefalorraquídeo.  La resonancia magnética permite generar imágenes detalladas del cerebro.

Tratamiento 

Es necesario llevar a cabo un procedimiento quirúrgico para tratar la hidrocefalia. El más común se denomina derivación ventriculoperitoneal, que consiste en traspasar el exceso de líquido cefalorraquídeo desde la cabeza a otras partes del cuerpo como el abdomen, para que pueda ser reabsorbido. Este tratamiento consigue aliviar algunos de los síntomas de la hidrocefalia.