Síndrome de Túnel Carpiano - Neurocirugia Equipo de la Torre

Síndrome de Túnel Carpiano

Esta patología es una de las más frecuentes. Se produce cuando el nervio medio es presionado en la zona del túnel carpiano. El nervio medio abarca desde el antebrazo hasta la mano. El túnel carpiano es un pasadizo estrecho y rígido. Cuando los tendones se irritan y se engrosan se produce un estrechamiento del túnel que comprime el nervio mediano. Esto provoca dolor, debilidad, así como entumecimiento de la mano y la muñeca. El dolor puede irradiarse a todo el brazo.

 

 

Esta patología suele ser más común en mujeres que en hombres.

Causas del síndrome del túnel carpiano

Este síndrome puede ser causado debido a la práctica de trabajos que involucren un gran uso repetido de la muñeca, lo que termina por inflamar los ligamentos y tendones.

También puede haber una serie de factores importantes que aumentan la presión sobre el nervio mediano, como es la predisposición congénita, esto se produce cuando el túnel carpiano tiene un tamaño más pequeño que el que debería tener.

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo juegan también un papel relevante y pueden estar relacionados con el estrechamiento del canal. La edad también es un componente relevante, ya que esta patología tiene mayor incidencia en las personas mayores. Asimismo, las personas con diabetes u otros trastornos metabólicos son también más susceptibles de padecerlo.

Síntomas 

Entre los principales síntomas que permiten identificar el túnel carpiano se encuentran el adormecimiento, así como dolor en las zona del brazo, que puede irradiar hasta el hombro.

Los síntomas aparecen de manera gradual y se agravan al realizar movimientos que requieran el uso de la muñeca.

Tratamiento 

Para evitar que el síndrome del túnel carpiano empeore con el tiempo, es necesario llevar a cabo un tratamiento. En una etapa temprana, el síndrome puede ser aliviado mediante una férula o inmovilizador que impida la flexión de la muñeca.

En los casos más severos, donde el dolor y el adormecimiento son constantes, es necesario llevar a cabo un tratamiento quirúrgico. Este procedimiento consiste en seccionar el techo del ligamento carpiano. De esto modo se aumenta el tamaño del túnel y se reduce la presión sobre el nervio.